Nuevas áreas

La creación de áreas protegidas es la principal estrategia para conservar la biodiversidad y los servicios ecosistémicos que de ellas se derivan. Esto garantiza el bienestar humano y el desarrollo económico actual y futuro del país.

Colombia, como signatario del Convenio de Diversidad Biológica se ha comprometido, en el marco de las metas Aichi, a realizar las acciones necesarias que permitan aumentar de manera significativa el área marina y terrestre  del territorio nacional, a proteger bajo figuras de conservación.

Recientemente en el marco de la COP 21 (Conferencia de las partes) el país asume el reto de aumentar en 2,5 millones de hectáreas en cobertura de nuevas áreas protegidas en sus Sistema Nacional, como contribución a la estrategia mundial de adaptación al cambio climático 2030. 

Los procesos de declaratoria de áreas protegidas actualmente avanzan en zonas continentales, marinas y costeras en las que se han identificado prioridades de conservación, estas corresponden a ecosistemas que no se encuentran  representados en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SINAP), tales como formaciones de bosque seco, ecosistemas típicos de la cuenca del Orinoco, así como espacios marino costeros y oceánicos.

Desde el 2016, y gracias a la gestión de recursos de cooperación nacional, el equipo técnico de WCS empieza a apoyar a Parques Nacionales Naturales de Colombia  en la generación de información biológica y el trabajo con actores locales, bajo esquemas de gobernanza, dentro de la ruta de declaratoria de nuevas áreas.

Se avanza para  nueve (9) áreas identificadas y priorizadas en el portafolio Nacional:  Serranía de San Lucas (Bolívar), Cinaruco (Arauca), Serranía de Manacacías (Meta), Tochecito (Tolima), Bajo Mira Frontera (Cabo Manglares – Nariño), Selvas Transicionales de Cumaribo (Vichada), Sabanas y humedales Arauca (Arauca), Bosques del Patía (Nariño – Cauca),  Serranía del Perijá (Cesar – Guajira).  Así mismo contribuimos en los procesos de ampliación de las áreas protegidas PNN Gorgona, PNN Sierra Nevada de Santa Marta, PNN Chiribiquete, SFF Malpelo y SFF Acandí

Si bien la declaratoria de áreas protegidas permitirá aumentar el área del territorio colombiano que actualmente se encuentra protegido bajo figuras de conservación, contribuyendo al cumplimiento de las metas propuestas en el marco de acuerdos internacionales (CDB, COP21), esto supone asumir nuevos desafíos en la medida en que es necesario garantizar el manejo efectivo de cada uno de estos nuevos espacios protegidos .

Durante la implementación de las diferentes fases de la ruta de declaratoria de nuevas áreas, así como de las ampliaciones, se han generado y  fortalecido espacios de interacción y diálogo con actores sociales e institucionales, con miras a que las estrategias de conservación que se planteen para los territorios priorizados sean producto del análisis  visiones e intereses diversos.  El análisis y complementariedad de diferentes enfoques de conservación permitirá generar propuestas integrales con miras a tener una gestión efectiva de las nuevas áreas protegidas.

Además, hemos contribuido con:

   -Establecer una estructura jerárquica mediante el desarrollo de sistemas regionales y locales de áreas protegidas que estén articulados al Sistema Nacional.

   -Apoyar la construcción de procesos para establecer nuevas áreas protegidas de carácter regional y local diferentes a las priorizadas en el portafolio nacional

   -Participar y fortalecer espacios de trabajo local con actores sociales para la identificación de  estrategias de conservación armónicas con el territorio

   -Fortalecer la gestión para el manejo eficaz de áreas ya declaradas.