Orinoquía

Trabajamos en la Orinoquia por ser esa una región cuya diversidad biológica y funcionalidad ecológica, son de gran importancia. Sus ecosistemas van desde el páramo, en la cordillera oriental, hasta las interminables sabanas. En esa transición, existen zonas de piedemonte, llanuras inundables y, en el centro, la altillanura. Actualmente, tanto las sabanas como la altillanura vienen sufriendo evidentes procesos de transformación basados en la introducción de especies y en el desarrollo de nuevas prácticas productivas. Adicionalmente, existen en la Orinoquía algunas áreas conservadas, pero estas no representan suficientemente las actuales figuras de protección que posee Colombia.

Desafíos de conservación


La conservación en la Orinoquia significa conciliar el aprovechamiento que hacen las comunidades locales de los recursos naturales para subsistir, y el no agotamiento de los mismos. Por esto, es necesario fomentar un manejo de la biodiversidad que, sin ir en detrimento de la calidad de vida de quienes habitan en esa región,  permita continuar conservando los ecosistemas y la biodiversidad que estos salvaguardan.

 

Derivado de lo anterior, es importante que todos los actores que forman parte de la Orinoquia (comunidades, forestadores, pescadores y entidades gubernamentales -entre otros-), participen en la toma de decisiones sobre las acciones que deben ocurrir en su territorio para lograr la protección y el buen uso del patrimonio natural de esa hermosa región.

Enfoque de conservación

Buscamos disminuir las presiones sobre la biodiversidad. Para ello,  restauramos hábitats naturales, generamos corredores estructurales, capacitamos y apoyamos la implementación de sistemas productivos amigables con el medio ambiente, e impulsamos la creación de reservas de la sociedad civil y de otras figuras de protección.

 

Además, buscamos suscribir acuerdos voluntarios de conservación con propietarios de predios y con comunidades que estén comprometidas con el cuidado de la biodiversidad, enfocando nuestras acciones, principalmente, sobre cinco especies amenazadas que son consideradas especies paisaje.